Un parque donde todo es un  juego

Cada elemento del parque viene ambientado para crear este bosque, pero es a su vez un juego en sí mismo. Hemos diseñado distintas estructuras con toboganes y pasarelas adaptados en tamaño para cada segmento de edad. Al rededor de ellas, columpios, casetas de trepa y nuevos elementos aventura que trabajan el equilibrio, la coordinación y las habilidades motrices de los niños. También una cama elástica de suelo, una tirolina…

En un lateral del parque se encuentra un gran laberinto de setos por el que los niños podrán jugar a esconderse y descubrir infinitas formas de recorrerlo hasta encontrar la salida.

Proyectos relacionados

Volver a proyectos