Con todos estos ingredientes se proyectó un parque acuático con varias plataformas a diferentes alturas con toboganes abiertos y cerrados, un cubo de agua, una burbuja y una zona de juegos para los más pequeños. Todo ello bajo una temática Waikkiki con tablas de surf, palmeras, delfines y elementos muy costeros.

El waterpark es una gran estructura en dos alturas que incluye el acceso a varios toboganes, salidas de agua y chorros dirigibles hacia la piscina para jugar. Uno de los toboganes es abierto y amplio para ir acompañado, y el más alto es uno cerrado lleno de curvas para generar más sensación de velocidad. Incluye un cubo, que gira cuando se llena volcando todo el agua hacia la piscina, es uno de los elementos que más llaman la atención de este público infantil. Alrededor de este waterpark se encuentra una pequeña zona de juegos adaptados a los más pequeños, con varios mini toboganes para bebés y otros elementos de juego.

El proyecto termina con un tobogán Burbuja. Una semiesfera de aire por la que se puede escalar a su cima y saltar desde allí.

Proyectos relacionados

Volver a proyectos