SOLUCIONES-1-BRANDBOOK

SOLUCIONES-2-SPLASHBACK

SOLUCIONES-3-BURBUJA

SOLUCIONES-4-parque-agua

SOLUCIONES-5-JUEGOSINFANTILES

SOLUCIONES-6-PARQUEINFANTILpng

SOLUCIONES-7-BOLASDEOLAS

 

¿Por qué jugar al aire libre hace que los niños más inteligentes?

El autor y psicólogo Kay Redfield Jamison, escribe, “Los niños necesitan libertad y tiempo para jugar. El juego no es un lujo, el juego es una necesidad. “Es a través del juego creativo no estructurado y abierto como los niños aprenden los caminos del mundo. Mientras juegan fuera, los niños exploran empleando  todos sus sentidos, son testigos de una nueva vida, crean mundos imaginarios y negocian entre sí para crear un ambiente lúdico.

Jugar al aire libre es una actividad multisensorial, los niños pueden ver, oír, oler y tocar las cosas fuera de su alcance cuando juegan en interior. Ellos usan su cerebro de una forma única, ya que llegan a entender estos nuevos estímulos

Jugar al aire libre aúna aprendizaje formal e informal. Los niños pueden incorporar conceptos que han aprendido en la escuela de una manera práctica. Por ejemplo, ver y tocar las raíces de un árbol le dan vida a la lección que su maestro les enseñó sobre cómo las plantas obtienen sus nutrientes.

Jugar al aire libre estimula la creatividad. Robin Moore, un experto en el diseño del juego y el aprendizaje ambientes dice, “los espacios naturales y materiales estimulan la imaginación sin límites de los niños y sirven como medio a la inventiva y la creatividad.” Rocas, piedras y suciedad ofrecen oportunidades ilimitadas para el juego que se pueden expresar diferente cada vez que un niño sale fuera.

Jugar al aire libre constituye una actividad abierta. No existe un manual de instrucciones para el juego al aire libre. Los niños crean sus propias reglas y al hacerlo, utilizan su imaginación, la creatividad, la inteligencia y la capacidad de negociación de una manera única.

Jugar en la naturaleza reduce la ansiedad. El tiempo pasado fuera fisiológicamente reduce la ansiedad. Los niños traen una mente abierta y una actitud más relajada hacia el interior cuando están en ambientes de aprendizaje más tradicionales.

Jugar al aire libre aumenta la capacidad de atención. El tiempo invertido en el juego no estructurado al aire libre es un constructor de atención natural. A menudo, los niños que tienen dificultades con las tareas de papel y lápiz o por estar sentado  largos períodos de tiempo tienen mucho más éxito después de pasar un rato fuera.

Jugar al aire libre es imaginativo. Dado que no existen etiquetas, ideas preconcebidas ni reglas, los niños deben crear el mundo que les rodea. Con este tipo de juego, los niños usan su imaginación de manera completa, diferente a cuando se juega en el interior.

Estar en la naturaleza desarrolla el respeto por los demás seres vivos. Los niños desarrollan la empatia, la capacidad de considerar los sentimientos de otras personas, mediante la interacción con las criaturas de la naturaleza. Ver a un pequeño insecto, un pájaro azul o una ardilla corriendo a un árbol da a los niños la posibilidad de aprender y crecer a partir de otros.

Jugar al aire libre fomenta la resolución de problemas. Como hijos navegar por un mundo en el que hacen las reglas, tienen que aprender a entender lo que funciona y lo que no, ¿Qué líneas de pensamiento traen el éxito y el fracaso?, ¿Cómo saber cuándo seguir intentando y cuándo parar?

Jugar al aire libre promueve las habilidades de liderazgo. En un entorno donde los niños crean la diversión, surgirán líderes naturales. Un niño puede sobresalir en la explicación de cómo jugar el juego, mientras que otro puede disfrutar de configurar el reto físico de una carrera de obstáculos al aire libre. Se necesitan y anima  todos los tipos de habilidades de liderazgo.

Jugar al aire libre amplía el vocabulario. Mientras juega al aire libre, los niños pueden ver una bellota, una ardilla y las nubes. Como se encuentran con cosas nuevas, su vocabulario se ampliará de manera que nunca podría en el interior.

Jugar al aire libre mejora la comprensión oral. Los niños negocian las reglas de un juego inventado, deben escucharse con atención los unos a los otros, hacer preguntas de aclaración y asistir a los detalles de las explicaciones. Estar en la naturaleza mejora la capacidad de comunicación. Responden ante las dudas sobre las reglas en un juego inventado,  “no estoy seguro de cómo subir el árbol o crear la casa de hadas” .Los niños deben aprender a comprender para cuestionar y al mismo tiempo para hacerse entender.

Jugar al aire libre fomenta el juego cooperativo. En un entorno donde no hay claros ganadores y perdedores, los niños trabajan juntos para alcanzar un objetivo. Pueden terminar con un obstáculo hecho por ellos mismos o crear una casa para una ardilla. Juntos se comprometen y juntos trabajan para cumplir con un resultado deseado.

El tiempo en la naturaleza ayuda a los niños a tener en cuenta patrones. El mundo natural está lleno de patrones. Los pétalos de las flores, los nervios de una hoja, la corteza de un árbol, todos son patrones. La construcción de patrones es una habilidad crucial en matemáticas tempranas.

Jugar al aire libre ayuda a los niños a tener en cuenta similitudes y diferencias. La capacidad de ordenar los elementos y apreciar las similitudes y diferencias en las cosas es una habilidad crucial para el éxito en matemáticas. El tiempo al aire libre ofrece muchas oportunidades para la clasificación.

El tiempo pasado al aire libre mejora el sistema inmunológico de los niños. Los niños sanos son mejores estudiantes. Cuando los niños pasan más tiempo al aire libre, sus sistemas inmunológicos mejoran, disminuyendo su falta de asistencia a la escuela por enfermedad.

Jugar al aire libre aumenta el nivel de actividad física de los niños. Los niños que juegan al aire libre son menos propensos a ser obesos. Los niños que se mueven y juegan cuando están fuera de la escuela fomentan la atención, necesaria para el aprendizaje en el aula.

El tiempo pasado al aire libre aumenta la persistencia, los juegos al aire libre a menudo requieren persistencia. Los niños han de intentarlo una y otra vez si el experimento fracasa.

Jugar al aire libre es muy divertido. Los niños que son felices son estudiantes exitosos. Los niños son naturalmente felices cuando están en movimiento, el juego y la creación de fuera fomenta la alegría, experimentar, aprender y crecer.

 

Deja un comentario